start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 
Las islas del tiempo

Author: Antonio Fernández Lera
Language: Spanish
ISBN: 84-95683-26-1
Price: 2,00 €
File size: (Islas.pdf) 825 Kb.

(4 mujeres y 1 hombre).
Ilustrada con grabados de Goya.
Aborda la historia del dificil reencuentro de una joven con sus abuelos. La joven es la hija secuestrada de una pareja de desaparecidos en alguna dictadura del siglo XX. El encuentro se produce con crudeza y sin estridencias. La tragedia sucedida en el pasado es el transfondo semioculto.
Excerpt

Las islas del tiempo

Raúl  Te busqué tanto. No puedes imaginar cuánto te busqué, por todas partes.

Sara  Yo no quería que me buscara. Prefería no saber nada sobre todo esto. Todo este dolor. Qué haré ahora, ¿me lo quiere decir?

Raúl  Ya no eres una cría, mujer. Ahora puedes comprender las cosas. Puedes averiguar quién eres en realidad. Ahora las cosas también dependen de ti.

Sara  Yo ya sabía quién era.

Raúl  ¿Seguro?

Sara  Claro que sí. Precisamente ahora es cuando no sé quién soy en realidad. (Habla más bajo, consigo misma). Ahora sí que lo tengo jodido. (Alza un poco la voz). No sé quién coño soy en realidad. Discúlpeme.

Raúl  No quiero hacerte sentir así. Lo siento. (Pausa). ¿Por qué aceptaste verme? ¿Te importa que te lo pregunte?

Sara  No me importa, no. Comprendo su postura. Comprendo su dolor. Cómo no lo voy a comprender. No le puedo reprochar que me buscara. Me conmueve su deseo de localizarme, de conocerme, de verme. Y además yo también sentía curiosidad. Pero, ¿sabe? Tampoco quiero causarles daño a ellos. Me han tratado siempre bien. Son buenas personas. Ellos no hicieron nada malo.

Raúl  No digas eso. (Pausa). Te robaron de tus padres. (Pausa). Mataron a tus padres.

Sara  No levante la voz. No quiero que le oigan. No quiero que sepan lo que dice usted. Tampoco quiero que sepan que pierde usted el control. Que siguen ustedes llenos de odio.

Raúl  No es odio, mujer, es ira, es desesperación, cuando te oigo defenderlos, como si fueran personas normales. Discúlpame. Pero no te preocupes porque nos oigan, estamos en terreno neutral, como quien dice.

Sara  No fueron ellos. No quiero seguir escuchando. Perdóneme. Prefiero que me hable de otras cosas. (Pausa). Me gustaría comprobar si es capaz de hablar de otras cosas. Ahora que ya me ha visto, que sabe que ya existo, que sabe que aún existo. Que la búsqueda interminable por fin terminó. Me gustaría que fuera capaz de abandonar el sufrimiento, de una santa vez. Me gustaría que lo deseara. Me gustaría que lo intentara. Me gustaría que deseara intentarlo.

Raúl  Pero es tan difícil. (Pausa). Quizás tengas razón. Por lo menos estamos hablando. Por lo menos eres capaz de mirarme a los ojos. Es toda una novedad, por fin, mirar a los ojos de alguien y no sentir culpa, ni daño, ni odio. (Pausa). Me calma tanto verte. Saber que ya no tendré que imaginarte. Llevo tantos años imaginándote. (Pausa).

Sara  No les defiendo, que conste.

Raúl  ¿Seguro?

Sara  No es que defienda nada. Simplemente no me interesa todo aquello.

Raúl  Ya.

Sara  Tampoco es eso lo que quiero decir. Me interesa mucho todo aquello, me interesa comprender cómo pudo pasar lo que pasó, todo lo que ocurrió. Saber qué ocurrió y comprenderlo. Me pregunto siempre, a todas horas, una y mil veces, cómo es posible que hayan pasado cosas como aquellas...

Raúl  Pero entonces...

Sara  No me interesa formar parte de todo aquello, ser parte de todo aquello.

Raúl  Pero lo eres, mujer, eres una parte fundamental. Todo aquello sigue vivo. Tienes derecho a saberlo. Tu vida pudo haber sido tan distinta. La nuestra, la de todos, habría sido tan distinta...

Sara  Todos os empeñáis en tenerme dentro. Yo procuro comprenderos, pero no es a mí a quien tenéis ahí adentro. Me habéis convertido en un fantasma, en un espantapájaros. O en una bandera, si lo prefiere. Pero no soy yo. Yo soy otra cosa. ¿No comprende lo que le quiero decir?

Raúl  Lo procuro. Creo que sí. Yo también lo procuro, no creas.

Sara  Está siendo irónico.

Raúl  Disculpa. No lo quiero ser, te lo prometo, no lo quiero ser. (Pausa). ¿Sabes? Creo que simplemente luchábamos por hacerte presente, luchábamos por defender tu presencia, por hacerte tangible.

Sara  Bueno, pues aquí me tiene. Ya me tiene delante. Ya soy tangible. Tóqueme si quiere. Ya no soy un fantasma. Ya no soy un espantapájaros.

Raúl  No te pongas así. Desde luego que no lo eres. Y me alegro de que seas tangible. Para mí es un cambio tan grande.

Sara  Tan distinto de lo que se imaginaba.

Raúl  No, tampoco. Ya no era capaz de imaginar nada. Llevo dieciocho años imaginándome lo inimaginable, queriendo dar cuerpo a lo que no sabía si tenía cuerpo, queriendo rescatar el eco de palabras que no sabía si habían llegado a pronunciarse nunca. Sólo quería saber si habías llegado a ser, si estabas viva. Demasiados deseos juntos, acumulados, asfixiándonos. ¿Comprendes? Y ahora...

Sara  ¿Y ahora qué?

Raúl  Todo es tan distinto, cierto. Pero ese cambio tan enorme también es un alivio. Sí. Me siento aliviado. Eso es. Aliviado. (Pausa). A ellos los recuerdo muy bien. Es emocionante ver un destello de sus miradas en ti, ¿sabes? Reconocerlos en ti. Me refiero a tus padres.

Sara  Me imagino. Claro. Ya lo sé. (Pausa).

Raúl  No protestas.

Sara  No protesto, no. Pero no siga, por favor. ¿Quiere tomar un café?

Raúl  ¿Te apetece a ti? De acuerdo.

Sara  Cómo le gusta, ¿solo? ¿Con leche?

Raúl  Me gusta cargado, muy cargado. Pero será mejor que me lo hagas más bien suave. Solo, sin leche ni nada, pero suave.

Sara  ¿Ni azúcar ni nada?

Raúl  Ni azúcar ni nada. Solo solo. Gracias.

 

(Sonrisas. Manos. Cafetera. Agua. Café. Ruidos de aguas y metales. Preparación del café. Toman café. Sorbos de café).

 

Sara  ¿Tan seguro está de que me parezco a ellos? ¿Lo recuerda tan bien, realmente?

Raúl  Como si fuese ayer. Pero quién sabe, a lo mejor es un parecido más deseado que real. No lo sé. No es tan importante. No te estaba buscando a ti para verles a ellos. Te estaba buscando a ti para verte a ti. A ellos ya les vi cuando tenía que verles. Mientras pude verles. Mejor dicho, mientras me dejaron verles. Pero aquello fue antes.

Sara  Calle, por favor. No siga. Por favor.

Raúl  Discúlpame.

 

(Oscuro).

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work