start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 

Rebeldías posibles

Author: Luis García-Araus
Javier García Yagüe
Language: Spanish
ISBN: 978-84-95683-50-2
Price: 2,00 €
File size: (RebeldiasPosiblesES.pdf) 734 Kb.

(13 mujeres y 12 hombres; la Compañía Cuarta Pared la representa con 3 mujeres y 3 hombres.)
Ilustrado con fotografías del montaje.
Un hombre decide reclamar a una teleoperadora la devolución de unos céntimos y llevar adelante el proceso hasta el final. Su acción despierta el interés de otras personas a las que gustaría reclamar y que le toman como modelo. Juntos, exploran los límites legales y morales de sus respectivas acciones reclamatorias contra la Iglesia, la burocracia judicial, los servicios sanitarios, las constructoras...
Excerpt

Rebeldías posibles

CARMEN  Luis, espera... Ahora García va a pedir su deseo.

GARCÍA  Yo no sé qué pedir. De verdad, tengo que irme.

CARMEN  Un momento. Voy a pedir mi deseo. Aunque mi deseo ya se está cumpliendo. Estamos aquí todos y sé que nuestras vidas van a cambiar. Quiero que García os ayude como me ha ayudado a mí. Por fin van a arreglar mi casa. La próxima semana van a ir todos para ponerse de acuerdo y empezar la obra. Todo gracias a García. Dentro de poco ya no tendré que dormir en vuestras casas.

GARCÍA  Yo no he hecho nada.

CARMEN  Claro que sí. Me has dado ejemplo. He recuperado la esperanza. ¿Por qué no creer que las cosas pueden cambiar? Fácil no es, pero es posible. Cuando estoy animada, le veo cierto sentido a todo lo que estudiaba. Badiou invita a pensar que hay una verdad por la que luchar. Zizek propone la agresividad pasiva, empezar por no hacer lo que no debemos hacer. También propone recuperar las utopías. Hoy día, tenemos una tendencia brutal a despreciar lo que nos ilusiona. A eso le llamamos ser modernos. Al sálvese quien pueda. «Ser tonto y tener trabajo: he ahí la felicidad», que decía Gottfried Benn. Sloterdijk pinta un fresco salvaje del cinismo de nuestro tiempo y después hace una apología de la ingenuidad. Paulo Freire invita a la indignación para salir de la inercia en que vivimos, activar la voluntad de cambiar. Cambiar para conseguir nuestros sueños, hacer lo que nos gusta, que no nos humillen, que nos escuchen: vivir un poco mejor... Nuestros sueños suelen ser sencillos. Si el sueño es tener un yate, no es un sueño, es una fantasía sexual. García nos muestra un camino. Hay que superar el inmovilismo, el aburrimiento y la decepción desde la voluntad de superarlos. ¿Qué pretenden, que asumamos el sufrimiento? García nos dice: seamos ingenuos, démonos permiso. Vamos a intentarlo. Lo que podamos. Da igual. Aunque sea poco. Aunque sea por veintiocho cts. Aunque sea sólo descolgar el teléfono. Mañana irán a mi casa. Gracias, García.

GARCÍA  De nada. Me alegro mucho por ti, pero yo no he hecho nada.

LUIS  Usted le ha puesto un juicio a Telefón. ¿Cómo se hace? Porque es parecido a lo mío. Telefón es un ente intangible, omnipresente, un mundo que no es de este mundo, ¿me entiende? Yo también intento darme de baja. De la Iglesia, que me borren. No quiero estar. Y no me hacen caso. Tiene que haber alguna forma de defenderse. La lucha es la misma. La suya y la mía. Su lucha es mi lucha. Yo lo admiro, usted es mi maestro.

GARCÍA  Esto es una locura.

CARMEN  Pedro, ¿tú qué dices? ¿No crees que García puede ayudarte? ¿Por qué no le cuentas lo de tu mujer?

PEDRO  Ya lo hemos superado. Voy a acostarme.

CARMEN  Espera. ¿No vas a pedir tu deseo? Vamos a entrar en nuevo signo. Un cambio, con tu ascendente, es buen momento.

PEDRO  Yo sólo quiero que mi hija coma. Parece sencillo. Todo el mundo come. Tres veces al día. Incluso más. Y yo no logro que ella... Veo cómo se va encogiendo cada día. Yo no puedo hacer más. Realmente no puedo. Necesito que la atiendan. He hecho todo lo que me han pedido. No sirve de nada. No puedo esperar otros seis meses. Vas a pedir cita y la agenda de ese médico está completa hasta dentro de mes y medio. «Vuelva dentro de un mes a pedir cita». Y cuando vuelves ya han cerrado la agenda para otros dos meses. Que me cuenten cómo se hace. Cómo se las arreglan. Yo me siento inútil, incapacitado para la burocracia médica. No puedo esperar otros seis meses.

GARCÍA  Existe un departamento de atención al paciente. Quizá puedan hacer algo por usted.

LUIS  ¿Y existe la atención al no creyente?

GARCÍA  No sé. No creo.

CARMEN  Vamos a brindar. Por este momento. (A Luis.) Si has tomado la medicación, no te conviene beber.

LUIS  He dejado las pastillas.

CARMEN  ¿Ah, sí? Qué bien.

LUIS  Desde que me hablaste de García. Las pastillas me tranquilizan y no quiero estar tranquilo. No quiero controlarme. Quiero ser quien realmente soy. Y no soportar las cosas. Que me entren ganas de protestar. Que me inunde la indignación, que me supere, que el cuerpo explote.

GARCÍA  Bueno ante todo serenidad, no hace falta exaltarse.

ANA  Yo no he pedido mi deseo.

CARMEN  Cuál es tu deseo.

ANA  A mí, algún día, me gustaría flotar. ¿Qué pasa? Ya sé que es imposible, pero me gustaría flotar.

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work