start previous AUTHORS WHAT’S NEW HELP SEARCH ABOUT CAOS
español | italiano | english | français

 
Tàlem / Talem
Lecho conyugal

Author: Sergi Belbel
Language: Catalan - Spanish
ISBN: 84-95683-06-7
Price: 4,00 €
File size: (Talem.pdf) 1.052 Kb.

(2 mujeres y 2 hombres).
Es un sugestivo ejercicio de estilo a partir de la comedia. La vitalidad de su lenguaje, la inteligencia de su construcción/deconstrucción, la entidad de sus personajes y la modernidad de situación, colocan a esta pieza como un espejo a la vez reproductor y deformante de un cierto sector de la sociedad.
Excerpt

PERSONAJES

(Habitación vacía, sin la cama. El Hombre y La Mujer).

 

LA MUJER  Entonces, ¿qué?

EL HOMBRE  ¿Qué?

LA MUJER  Sí, sí, ¿qué?

EL HOMBRE  ¿Qué, qué?

LA MUJER  Que cuándo llegará.

EL HOMBRE  ¿Cuándo llegará?

LA MUJER  Sí, que cuándo llegará.

 

(Pausa).

 

EL HOMBRE  Ahora, ahora mismo.

LA MUJER  ¿Ahora mismo?

EL HOMBRE  Ahora mismo.

 

(Pausa).

 

LA MUJER  ¿Estás seguro?

EL HOMBRE  Estoy seguro.

 

(Pausa).

 

LA MUJER  Espero que no sea otra de tus abominables bromitas.

EL HOMBRE  ¿Cómo te atreves a pensar semejante necedad? ¿Cómo va a ser una broma si llevamos meses planeándolo?

LA MUJER  Di mejor que llevas meses planeándolo.

EL HOMBRE  Muy bien, llamemos a las cosas por su nombre, al menos una vez: llevo meses planeándolo. Yo, sí, yo, y nadie más que yo.

LA MUJER  ¡Alto ahí! Yo también he colaborado.

EL HOMBRE  ¡Alto ahí! Tú también has colaborado.

LA MUJER  Fui yo quien sugirió más más más más más espacio.

EL HOMBRE  Comodidad.

LA MUJER  Espacio.

EL HOMBRE  Bienestar.

LA MUJER  Espacio, espacio.

EL HOMBRE  Es decir, comodidad, bienestar, libertad, en resumidas cuentas.

LA MUJER  A veces sueltas cada palabrita.

 

(Pausa).

 

EL HOMBRE  ¿Cuál?

 

(Pausa).

 

LA MUJER  ¿Seguro que llegará hoy? ¿Que llegará esta tarde? ¿Dentro de poco? ¿«Ahora‑ahora‑mismo», como dices tú? Entonces, ¿puedo, puedo, puedo, puedo, puedo ir a buscarlas?

EL HOMBRE  ¿Buscarlas?

LA MUJER  Sabes perfectamente que las encargué hace más de un mes. Oh, les supliqué que me las hicieran en quince días. Oh, les prometí, les juré que iría a buscarlas hace ya dos semanas, pensando, claro está, que hace ya dos semanas que la tendríamos aquí.

EL HOMBRE  Ah, ya. Es que no sabía de lo que me estabas hablando.

LA MUJER  Pues eso, pues nada, me voy a buscarlas.

EL HOMBRE  ¿No vas a esperar a que venga?

LA MUJER  Querrás decir: a que la traigan.

EL HOMBRE  ¿La traigan?

LA MUJER  ¡Hombre, no va a venir ella solita, digo yo!

 

(Pausa).

 

EL HOMBRE  Por supuesto que no..

LA MUJER  Conque ahora mismo, ¿eh? Ahora mismo, ¿verdad? Pues hace ya más de dos horas que es «ahora mismo», ¿verdad?, y «ahora mismo» es ahora ya, digo yo, ¿verdad?, y todavía no está, no está, vamos, que lo que soy yo, pues que aquí no veo nada, vamos, que nada por aquí y nada por allá, ¡ay, ay, ay!, que nos vamos a quedar con un palmo de narices esta noche, que como esta noche tengamos que buscarnos la vida por ahí, ya me dirás tú, que llevamos ya dos horas como dos pasmarotes chupándonos el dedo desde que se nos han llevado la otra y por ahora de la nueva ni mu, vaya, porque a mí, tonterías las precisas, vamos, hombre. Ay, sí, sí, sí, me voy, me voy, me voy, ¡mira!, a lo mejor nos va a traer suerte y todo que me vaya, a lo mejor si me voy se te cumple tu «ahora‑ahora‑mismo» y ¡hala!, un buen golpe de fortuna y se presenta en el acto; ahora que si es así, si cuando me voy se presenta, ¡malo!: eso quiere decir que me ha cogido manía. Me voy. Se me va a caer la cara de vergüenza cuando me vean entrar. ¡Dos semanas de retraso! Con las prisas que les había dado yo para, para, para... para que las confeccionaran (¡huy!, ¿se dice así: «confeccionaran»?). Y, ¿qué? Bueno, entonces, ¿qué?, ¿tú qué opinas?, que tengo que irme, ¿verdad?, ¿lo tienes claro o o o o no, vamos, qué piensas tú?

EL HOMBRE  Adiós.

LA MUJER  Ah.

EL HOMBRE  Sí, sí, sí. Mejor será que te vayas. Mejor será. Mejor.

LA MUJER  Nada, nada, se acabó: me voy.

EL HOMBRE  Estoy seguro de que...

LA MUJER  ¿Qué?

 

(Pausa).

 

Si quieres algo de...

EL HOMBRE  Mmm... no, ahora no sé.

LA MUJER  Entonces, adiós.

EL HOMBRE  Espera.

LA MUJER  ¿Qué?

EL HOMBRE  ¿Tardarás en volver?

LA MUJER  ¿Y yo qué sé? Tendré que ir lejos. Quizás sí.

EL HOMBRE  Ah, entonces no creo que...

LA MUJER  ¿Que qué?

EL HOMBRE  ¿Seguro que no quieres...? ¿Prefieres...?

LA MUJER  Es que yo aquí no puedo quedarme más. Estoy harta de no hacer nada y me voy a hacer lo que tendría que haber hecho hace unos cuantos días. Ya ves que estoy muy intranquila y agotada y angustiada y tal, ¿verdad?, así que tú te quedas aquí solito y yo me voy. No pasa nada, al contrario, es mejor, porque sé que en cuanto...

EL HOMBRE  Quieres que sea yo quien...

LA MUJER  No, no, no, no. Tú no puedes salir de aquí. Tienes que quedarte. Imagínate por un momento que... Además yo sola voy a poder. Puedo yo sola.

EL HOMBRE  ¿Seguro?

LA MUJER  Por supuesto, claro que puedo, claro que podré, ya lo verás. No creo que me canse, no, no creo que me canse, por mí no te preocupes.

EL HOMBRE  Muy bien, haz lo que quieras.

LA MUJER  Sí. Hala. Y ya basta de tanto parloteo inútil (como siempre). Así que... adiós, adiós, adiós, adiós.

 

(Oscuro).

 

A la cabecera de la página

Read an excerpt from this work